Categories: Uncategorized

Salud a futuro: el ciclismo como mejor opción en la adolescencia

Diversos estudios y especialistas han coincidido en sus recomendaciones a lo largo de los años: todos debemos disminuir el sedentarismo y hacer de la actividad física un estilo de vida.

Pero este hecho reviste mayor importancia durante la adolescencia, ya que es una etapa en que el hábito de ejercitarse con frecuencia constituye la mejor forma de prevención para variadas enfermedades crónicas que se presentan en la edad adulta.

La actividad física es la mejor manera de evitar dolencias como la hipertensión, las enfermedades cardiovasculares, la obesidad, el cáncer, la diabetes e incluso ciertos problemas de salud mental, ya que practicar algún deporte disminuye el estrés.

Precisamente muchas de las enfermedades cardiovasculares pueden ser evitadas si controlamos nuestra frecuencia cardíaca. En la web Pulsómetrosinbanda.com puedes encontrar medidores de pulsaciones para todos los presupuestos.

Y aunque ciertamente no hay un deporte que sea mejor que otro, entre las prácticas aeróbicas destaca el ciclismo por la ejecución de movimientos repetidos que envuelven varias masas musculares.

De acuerdo con estudios confiables, tanto niños como adolescentes deberían realizar al menos 60 minutos de actividad física de mediana a vigorosa intensidad casi todos los días de la semana, con ejercicios que mejoren su salud ósea, su fuerza muscular y su flexibilidad.

El ciclismo parece ser la respuesta adecuada a ese requerimiento de actividad física porque, sin duda, preserva la salud a futuro de ese adolescente en pleno crecimiento. Hay varias razones que sustentan este aspecto.

  1. Previene enfermedades

Con el ciclismo, el adolescente de hoy se puede ahorrar una larga lista de enfermedades en el futuro.

Se ha comprobado que la bicicleta es una herramienta de prevención contra el riesgo de padecer varios tipos de cáncer, así como diabetes tipo 2 o dolencias en la espalda y las articulaciones.

Esto se debe a que el ciclismo potencia el sistema inmunológico, optimiza el flujo sanguíneo y  disminuye los niveles de colesterol.

Andar en bicicleta desarrolla la fuerza del corazón y la capacidad pulmonar del adolescente, al tiempo que fortalece sus músculos y conserva la densidad de su sistema óseo.

  1. Salud mental

Los dilemas existenciales típicos de la adolescencia y la angustia que producen, pueden disminuir considerablemente con una actividad física como el ciclismo.

Montar en bicicleta aleja el estrés porque el cerebro recibe una poderosa irrigación de endorfinas y serotonina. Esto tiene consecuencias positivas en el jovencito, porque mejora su humor y su autoestima, además de que edifica un blindaje contra la depresión.

  1. Vida social

La tendencia al aislamiento que presentan muchos adolescentes se puede combatir con una actividad como el ciclismo.

Formar parte de un grupo de amantes de la bicicleta le permite compartir buenos momentos con personas que realizan la misma actividad y estrecha muchos lazos de amistad.

Cuando un joven pertenece a un grupo habitual de ciclismo aleja sus pensamientos de los problemas y se concentra en temas como rutas, accesorios o entrenamientos adecuados, lo que proporciona gran entretenimiento.

  1. Tolerancia a la frustración

Mediante una actividad como el ciclismo, los adolescentes llegan a comprender el verdadero significado de alcanzar un objetivo con el esfuerzo, así como el inmenso valor que otorga el entrenamiento continuo.

Pero aún más importante: el ciclismo les ayuda a entender que no todo es sencillo y rápido en la vida. Que perder alguna vez ayuda a disfrutar mejor el triunfo en otras ocasiones. Es decir, les enseña a tolerar la frustración.

 

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies